Por Nataly Guillermo

Personal de la Policía de Seguridad del Estado, bajo órdenes del jefe del personal de control del Penal Modelo de Cajamarca, detuvieron al abogado, escritor y poeta trujillano Carlos Prado Muñoz acusándolo de llevar objetos prohibidos en su maletín, cuando lo único que llevaba entre sus pertenencias era un cargador de celular y uno de laptop. Él denuncia haber sido víctima de una detención arbitraria.

El abogado informó que tras dos horas de redactar y firmar actas fue conducido por tres policías hasta sus oficinas. Ahí, una autoridad policial le comunicó con sus palabras y por escrito las razones por las cuales estaba detenido.

Posteriormente se le puso en contacto con el fiscal de turno, quien le señaló que el delito en el que habría incurrido estaba sancionado por el artículo 368-A del Código Penal. También le preguntó por su abogado para la defensa y declaración; sin embargo, Prado Muñoz decidió defenderse a sí mismo.

A las 4:00 a.m. culminó su declaración acompañado de su abogado y amigo Daniel Gil Jáuregui. Minutos después el fiscal de turno ordenó su libertad y le explicó que el cargador de celular y de laptop que encontraron entre sus pertenencias no generaban delito, pues no eran componentes, sino accesorios.