Asaltan a dos policías que custodiaban a alto funcionario del gobierno de Boluarte

En la tranquila noche del 8 de enero de 2024, el distrito de La Victoria, en la provincia de Lima, se vio estremecido por un suceso que marcará la memoria de la ciudad. En el jirón Oswaldo Hercelles Nº 277, en la apacible urb. Santa Catalina, la rutina se vio interrumpida por un acto de audacia y violencia que tuvo como víctimas a dos agentes de la Policía Nacional del Perú.

Eran las 22:45 horas cuando el capitán PNP Pineda Lazo Nelson, de 33 años, y el suboficial de segunda PNP Cáceres Ulloa Joseph Roger, de 31 años, ambos adscritos a la Dirección de Seguridad de Estado y en pleno servicio de escolta y resguardo, vivieron una pesadilla que ni en sus peores escenarios de entrenamiento habrían imaginado.

El escenario del crimen fue el frente del domicilio de un dignatario al que minutos antes habían dejado una salva. Estacionados en el vehículo de P/R AA-523, la tranquilidad de la noche se vio abruptamente interrumpida por la llegada de tres individuos a bordo de un vehículo. Estos perpetradores, con rostros cubiertos por pasamontañas y armados, desataron el caos.

Bajo amenazas y utilizando armas de fuego, los delincuentes no solo despojaron a los agentes de su sentido de seguridad, sino que también los desarmaron de sus pistolas reglamentarias. El capitán Pineda Lazo vio cómo le arrebataban una pistola marca SIG SAUER, calibre 9MM PB, serie 24B2955768, con tres cacerinas abastecidas con 14 municiones cada una. Por su parte, el suboficial PNP Cáceres Ulloa sufrió la pérdida de una pistola idéntica, con la serie 24B298450, y dos cacerinas abastecidas con 13 municiones cada una.

Pero el asalto no se detuvo en el despacho de armamento. Los malhechores, despiadados en su actuar, se llevaron también pertenencias personales de los efectivos. Un celular, un reloj, documentos y tarjetas personales se sumaron al botón de una noche marcada por la violencia.

El acto delictivo fue reportado a la comisaría de La Victoria, provocando una respuesta inmediata por parte de las autoridades policiales. El área del crimen, el Jr. Oswaldo Hercelles, se convirtió en un escenario de investigación mientras los peritos recopilaban pruebas para dar con los responsables de este asalto que ha conmocionado a la comunidad.

About Author

spot_imgspot_img
Causa Justa

Destacadas

Artículos Relacionados