Ataque en el Mall Plaza fue por venganza por el asesinato del tío de los cabecillas de «Los pulpos»

Hugo Chávez Loyola, conocido como «Hugo», vivía con la certeza de que su destino estaba sellado. Su nombre estaba marcado en la cruenta historia de violencia que perseguía a los Chávez Loyola, un clan que ya había perdido a uno de sus miembros más «prominentes», Miguel Ángel Chávez Loyola, apodado «Llaverito», y a su patriarca, Andrés Adelfio Chávez Hilario, alias «Viejo Curtido». La noche del sábado, en el Mall Plaza de Trujillo, la sombra de la muerte lo alcanzó con nueve disparos, cerrando un capítulo más en esta saga de violencia.

Llaverito, hermano de Hugo, perdió la vida en julio del 2022, cuando queriendo escapar de la Policía, escaló ebrio el techo de un inmueble y cayó desde lo alto, perdiendo la vida en el acto, en la calle Mariano Lechuga, en el sector Cerro de la Cruz Verde del distrito de El Porvenir.

Meses antes, en abril de ese mismo año, Andrés Adelfio Chávez Hilario, conocido como “Viejo Curtido”, padre de Llaverito y Hugo, ambos pertenecientes a la banda criminal “Los pulpos de la Cruz Verde”, fue asesinado a balazos por sicarios cuando bebía licor en una de las calles del distrito de El Porvenir. El hecho ocurrió en la sexta cuadra de la avenida Cahuide. En mayo del 2022, también fue asesinado un sobrino de “Llaverito”.

Tentáculos criminales

Así, la historia de los Chávez Loyola es un tejido macabro de venganzas y rivalidades. Pero todo comenzó el 8 de febrero del 2022, cuando estalló una guerra entre dos facciones criminales: «Los pulpos de la Cruz Verde» y «Los pulpos de la Cruz Blanca». Esta última, liderada por Jhon Cruz Arce, alias «Jhon Pulpo», buscaba venganza por la muerte de Rosas Cruz Alvarez, tío de Jhonsson Cruz Torres, conocido como «Jhonsson», según fuentes consultadas por Causa Justa.

“Los pulpos de la Cruz Verde”, acabaron con la vida del tío de Jhonsson, Rosas Cruz Alvarez (61), en la calle José Olaya, en la zona conocida como La Cruz Blanca de El Porvenir. La venganza, por esta muerte, es una de las hipótesis que se maneja por el momento. Al parecer, detrás del asesinato del tío de Jhonsson estuvo Hugo Chávez Loyola (a) “Hugo”, ahora asesinado en el Mall Plaza, y su hermano Roland Chávez Loyola (a) “Virolo”, según nuestras fuentes.

Los Chávez Loyola, sobre todo Llaverito, era mano derecha de los Cruz Arce, pero se separaron por disputas en el cobro de cupos a transportistas y empresarios del calzado de El Porvenir.

Encuentro mortal

“Hugo” sabía que estaba en la mira de «Los pulpos de la Cruz Blanca», pero una llamada, probablemente de una mujer, lo condujo al Mall Plaza. Allí, uno de los sicarios de “Los Pulpos” que, coincidentemente, también había acudido al Mall Plaza, identificó a su objetivo y lo persiguió hasta el patio de comidas, donde la vida de Hugo se apagó con los nueve disparos. El saldo no solo fue la tragedia de su muerte, sino también tres personas heridas, entre ellas una mujer venezolana, identificada con las iniciales de R.L.R.G., de 33 años de edad. Ella recibió un balazo en el muslo.

Dos hipótesis planean sobre el móvil de este crimen. La primera sugiere que Hugo estaba involucrado en una venganza interminable entre las facciones criminales. La segunda, más íntima, apunta a un posible triángulo amoroso que pudo haber desencadenado el fatal desenlace. La mujer herida se convierte en una pieza clave para resolver este oscuro rompecabezas. Es interrogada por la Policía. Sin embargo, esta hipótesis cobra menos fuerza teniendo en cuenta los antecedentes de violencia que existe contra los Chávez Loyola.

Aunque la Policía Nacional tiene a un sospechoso, identificado con las iniciales de J.F.P.F., quien ya había sido detenido por extorsión al dueño de una pollería en noviembre del 2021, el caso está lejos de cerrarse.  El sujeto fue dejado en libertad bajo comparecencia restringida. Ahora la PNP lo busca.

Hugo Chávez Loyola, quien tenían una sentencia por tenencia ilegal de armas de fuego, pero salió libre bajo condicional, se convierte, así, en otra víctima de la violencia desbordada que azota Trujillo, dejando en su estela no solo un cuerpo sin vida, sino también preguntas sin respuestas y un lamento latente en la ciudad que clama por un cese a la brutalidad que amenaza su tranquilidad, y lo puede venir más adelante.

About Author

Causa Justa

Destacadas

Artículos Relacionados