Cámaras de seguridad no funcionan por pésima gestión municipal en La Esperanza

En una reciente inspección sorpresa, la Contraloría General de la República destapó una preocupante situación en la Municipalidad Distrital de La Esperanza, donde una gran mayoría de las cámaras de videovigilancia están fuera de servicio, comprometiendo gravemente la seguridad pública en una de las áreas más conflictivas.

Esto ocurre a pesar de que su alcalde, Wilmer Sánchez, en reiteradas oportunidades señaló que la inseguridad ciudadana es algo que le preocupa y es uno de los ejes centrales de su gestión.

Durante la visita realizada entre el 7 y el 14 de febrero, la Contraloría constató que, de las 121 cámaras instaladas en el distrito, 88 están inoperativas desde el inicio de la actual administración municipal, dejando apenas 33 cámaras funcionales. Aún más alarmante fue el hallazgo en la Central de Monitoreo, donde solo cuatro personas se encargaban de operar el reducido número de cámaras activas.

El informe oficial N°4039-24 subraya la inadecuación de estos recursos, señalando que no hay suficiente personal para monitorear las 25 cámaras restantes que aún funcionan. Esta situación pone en riesgo inminente la seguridad de los ciudadanos de La Esperanza, una localidad ya marcada por altos niveles de criminalidad y delincuencia.

Además, la revisión de la Contraloría reveló deficiencias significativas en el servicio de Serenazgo, incluyendo la falta de un plan específico de seguridad para 2024, carencia de equipos de protección personal para los agentes, y la ausencia de una junta vecinal de seguridad ciudadana durante todo el año 2023.

El subgerente de seguridad ciudadana, Elmo Neptalí Príncipe Polo, confirmó que no se han establecido coordinaciones con los órganos CORESEC y CONASEC para mejorar la respuesta a la inseguridad en el distrito, lo que sugiere un descuido considerable en la gestión de la seguridad local.

Ante esta serie de irregularidades, la Contraloría ha emitido una serie de recomendaciones urgentes al alcalde Wilmer Sánchez Ruíz, instándole a tomar medidas correctivas inmediatas para restaurar la funcionalidad del sistema de videovigilancia y revisar la efectividad de los funcionarios a cargo de la seguridad ciudadana.

El informe de Contraloría señala también que CODISEC de La Esperanza no conformó ninguna junta vecinal de seguridad ciudadana durante el año 2023. De igual manera no articuló con las secretarías técnicas de CORESEC Y CONASEC para recibir asistencias técnicas especializadas con el objetivo de fortalecer acciones necesarias en atención a la problemática de la inseguridad del mencionado distrito.

About Author

Causa Justa

Destacadas

Artículos Relacionados