Delincuentes amenazan secuestrar a empresaria trujillana

En un dramático relato que evidencia la creciente ola de extorsiones y violencia en Trujillo, Yessica Salazar Zavaleta, una destacada empresaria vinculada al sector de la construcción, ha denunciado públicamente que está siendo extorsionada por criminales despiadados. La víctima relata una serie de amenazas y exigencias económicas que la han sumido en una verdadera pesadilla.

El calvario de Yessica comenzó el pasado 9 de marzo, cuando los delincuentes iniciaron una escalofriante campaña de extorsión dirigida a su persona. Inicialmente, las amenazas llegaron a través de llamadas telefónicas, pero pronto se extendieron a mensajes de texto, audios y videos intimidantes. En uno de los momentos más aterradores, los criminales le enviaron videos exhibiendo armas de fuego por la plataforma de mensajería WhatsApp.

«Estoy viviendo una pesadilla», expresó Yessica Salazar. «Comenzaron las amenazas con audios pidiéndome que entregara 3 millones de soles. Es imposible acceder a esa cantidad de dinero. Lo peor vino después, han advertido en más de una oportunidad que si no cumplía, secuestrarían y matarían a mis hijos. Lo que estoy viviendo no se lo deseo a nadie».

La situación se torna aún más escalofriante cuando los criminales hacen referencia a un asesinato previo, atribuyéndose la responsabilidad y amenazando con repetir el acto si sus demandas no son cumplidas. Este suceso hace referencia al caso de un empresario minero que fue encontrado sin vida en el distrito de Cachicadán el pasado 23 de enero.

Ante esta situación desesperante, Yessica Salazar ha tomado la decisión valiente de presentar su denuncia ante el Ministerio Público, ubicado en el distrito de La Esperanza. Además, ha solicitado directamente al coronel Víctor Revoredo que intervenga en el caso para localizar a los delincuentes y garantizar la seguridad de su familia.

«Los criminales no le pueden ganar a la gente que actúa bien», declaró Salazar, haciendo un llamado a la acción y la justicia en medio de la adversidad.

Además de enfrentar el tormento de las amenazas, Yessica Salazar señaló que sospecha que un hombre con el que mantuvo una relación comercial está detrás de estas extorsiones. «Al ver esta información, sabrá que me estoy refiriendo a él. No me voy a quedar callada y defenderé a mi familia», enfatizó la valiente empresaria.

La situación de Yessica Salazar refleja la cruda realidad de la delincuencia y la extorsión en Trujillo, donde ciudadanos trabajadores y de bien se ven vulnerables ante la crueldad de aquellos que buscan amedrentar y enriquecerse a costa del miedo y la violencia. Su valentía al denunciar estos hechos es un llamado a la unidad y la acción para proteger a las familias trujillanas de estos actos criminales.

About Author

Causa Justa

Destacadas

Artículos Relacionados