Piscinas no contaban con cloro para prevenir enfermedades contagiosas

Ministerio Público intervino y tomó muestras de agua para someterla a análisis microbiológico y parasitológico.

Los días de calor se han intensificado en las últimas semanas por lo que ante la mayor demanda de los usuarios en piscinas de uso colectivo y el tramo final de temporada de vacaciones escolares con academias de natación para menores de edad, la Primera Fiscalía Provincial de Prevención del Delito de Trujillo, integrado por la fiscal Provincial Leyden Alvarado Olaya y las fiscales adjuntas Teresa Cueva Alva y Lessli Cabeza Jave, programaron intervenciones en establecimientos públicos y privados con piscinas colectivas.

Para fines de las actuaciones preventivas se requirió a la autoridad sectorial de vigilancia sanitaria del agua, informe sobre los establecimientos con piscinas colectivas que no cuenten con la resolución para el funcionamiento de piscinas de uso colectivo y con riesgo de ser no saludables.

En este caso se busca prevenir que se incurra en el delito contra la salud pública en la modalidad de producción, comercialización o tráfico de productos destinados para el uso humano-aguas, incluida en sus formas culposas, del delito de propagación de enfermedades peligrosas contagiosas y otros, en contra de la salud de las personas.

Como resultado de los operativos preventivos del delito, se intervino el establecimiento conocido como “Restaurante El Limonero”, donde funcionan dos piscinas de uso colectivo y una academia de natación para menores de edad.

Personal inspector de salud verificó que en ambas piscinas el agua no tenía cloro residual conforme nivel requerido por la norma sanitaria, procediendo a tomar muestras de las aguas para su análisis microbiológico y parasitológico respectivo cuyo resultado deberá ser remitido al despacho fiscal.

Por su parte, personal inspector municipal dispusieron la clausura del establecimiento como medida provisional por incumplir con las condiciones de seguridad en edificaciones y defensa civil.

Se intervino también el local de la “Piscina Municipal Gildemeister”, donde personal inspector de la autoridad sanitaria tomaron muestras del agua de la piscina para su respectivo análisis. No se encontró dicha piscina en uso de clases de natación, pero al no contar con resolución sectorial de la autoridad de salud para funcionamiento de piscinas colectivas, se requirió a la autoridad de vigilancia sanitaria del agua el inicio de las acciones administrativas de sus competencias.

Finalmente, personal fiscal procedió a exhortar a los responsables de dichos establecimientos a cumplir con las normas sanitarias para el funcionamiento y uso de piscinas colectivas, en especial si están destinadas para el uso de menores de edad, con el fin de no afectar la salud de la población.

About Author