Las fuertes lluvias que se registran en la sierra de La libertad, específicamente en la provincia de Julcán y en especial en el distrito de Huaso, no es impedimento para frenar la vacunación contra la Covid -19.

El personal de la Red de Salud Julcán, a pesar de estas adversidades de la naturaleza, no se amilanan y están caminando bajo la lluvia por pasajes accidentados para llegar a las viviendas, donde hay habitantes que aún no cuentan con su dosis o les falta alguna dosis de la vacuna.

La brigada de salud, liderada por la médica Zolsi Hidalgo y secundada por la jefe de inmunizaciones del centro de salud Lourdes Vanesa Muñoz Quiñe, tiene muy pocas horas para vacunar, porque a veces la lluvia empieza desde antes del mediodía y no cesa hasta el siguiente día.

En el poco tiempo que les queda tienen que correr hacia las comunidades para cumplir con inmunizar a los niños de 5 a 11 años y a los adultos que les falta alguna dosis. La tarea es complicada, pero saben que mantener a su población protegida y libre de Covid-19 les dará gratas satisfacciones.

El centro de salud de Huaso cuenta con pruebas moleculares y de antígeno para detectar cualquier caso sospechoso, a fin de adoptar las medidas de prevención necesarias. La brigada de salud ayer hizo un barrido en el caserío de Santa Cruz, donde la población quedó protegida contra el temible y mortal virus.