Abatido en persecución había asaltado a una adolescente, según la PNP

La tarde del jueves 28 de marzo, un operativo policial ejecutado por el personal de la Sección Motorizada Policial Halcones en Trujillo se convirtió en un suceso de alta tensión y tragedia.

Todo comenzó cuando los suboficiales de tercera PNP Esgardo LLauri Flores Esgardo y Moisés Orbegoso Vargas se dirigían a realizar el relevo del puesto fijo Centro Cívico/Plazuela El Recreo. Fue entonces, en la intersección de calle los Gremios/Calle Minería (Grifo Primax), que detectaron un vehículo menor (moto lineal) ocupado por dos individuos que presuntamente estaban involucrados en un robo agravado, según relataron.

La reacción de los ocupantes del vehículo ante la presencia policial fue clara: emprender la fuga a gran velocidad. Ante esta situación, el personal PNP inició una persecución policial utilizando las señales audibles y visibles correspondientes para detener el vehículo. Sin embargo, los sospechosos hicieron caso omiso y continuaron su huida.

En un momento crítico de la persecución, el copiloto del vehículo sacó un objeto de su cintura, que resultó ser un arma de fuego, según la PNP. Ante este peligro inminente, los agentes policiales se vieron obligados a hacer uso de su armamento reglamentario del Estado. El desenlace de esta intervención policial fue trágico: una persona, que aún no es identificada, fue trasladada al Hospital Regional Docente de Trujillo, donde lamentablemente llegó sin signos vitales, certificando su fallecimiento por proyectil de arma de fuego.

Mientras tanto, Irvin Lorenzo Cabrera Guevara (23) fue detenido y trasladado a la División de Investigación Criminal (Divincri) para las investigaciones correspondientes sobre su presunta participación en el robo agravado y su resistencia a la autoridad durante la persecución policial.

El operativo no solo resultó en la detención de uno de los presuntos responsables del robo agravado, sino que también condujo al hallazgo de evidencias importantes. En el trayecto de la huida, se encontraron dos teléfonos celulares, ambos de marca Samsung, uno de los cuales tenía la pantalla dañada. Además, en un contenedor de basura en la esquina de jr. Alcides Carrión y calle Salaverry, se descubrió un arma de fuego tipo revólver, sin marca ni serie, que se presume fue arrojada por los individuos durante su escape.

Además, una menor identificada como A.F.S.Y. (17) denunció que fue víctima de hurto de su celular por parte de los individuos en una motocicleta marca Evans de placa 4234-ET, según la PNP.

Las autoridades continúan con las diligencias correspondientes para esclarecer completamente este incidente, que ha dejado un saldo trágico y plantea importantes interrogantes sobre la seguridad ciudadana en la región.

About Author

Causa Justa

Destacadas

Artículos Relacionados