En una cama del hospital Belén de Trujillo se encuentra un ciudadano venezolano luego que la noche del pasado martes lo balearan en el rostro tras no dejarse robar su motocicleta en la avenida Villa de Contadores. La esposa del herido y su pequeña hija presenciaron el accionar de los delincuentes.

Todo ocurrió en la intersección de la avenida Villa de Contadores con la intersección de la Calle 8, cerca de las nueve de la noche. En el lugar se encontraba Carlos Enrique Peña Bello (22), de nacionalidad venezolana, junto a su pareja de nombre Alejandra y su hija pequeña. Justo en la pista habían dejado estacionada su motocicleta.

De pronto, dos sujetos a bordo de una motocicleta se acercaron a Carlos Enrique y entre insultos le exigían su vehículo menor. Peña Bello en todo momento se negó a entregar la moto, que con tanto esfuerzo pudo comprar, y se enfrentó a los delincuentes. Esto encendió a unos delincuentes y sacó un arma de fuego para dispararle en el rostro y en el hombro.

Una vez que lo vieron en el piso ensangrentado, los delincuentes subieron a su mismo vehículo y se perdieron por las oscuras calles de la Urb. Villa de Contadores. La parea de Carlos Enrique llamó a una ambulancia que lo trasladó de emergencia al hospital Belén de Trujillo, donde los doctores han indicado que su pronóstico es reservado.

Vecinos de la zona se quejaron diciendo que existe poca iluminación, lo cual es un buen escenario para que los hampones hagan de las suyas. Ellos piden mayor presencia policial y del serenazgo de la comuna de Trujillo.