Directo al penal. Vilma Estrada Ortega fue recluida en el penal El Milagro de Trujillo, donde cumplirá 12 meses de prisión preventiva, ya que utilizaba un bar como fachada para prostituir a jovencitas en el anexo Retamas, distrito de Parcoy, provincia de Pataz.

La Fiscalía Provincial Especializada en Delitos de Trata de Personas (FISTRAP) de La Libertad obtuvo dicha medida coercitiva por la presunta comisión del delito contra la libertad, en la modalidad de favorecimiento a la prostitución agravada.

Según las diligencias, personal de la FISTRAP determinó que Estrada Ortega conducía un bar, ubicado en Pataz, donde se ofertaban alimentos y bebidas alcohólicas donde también se habían acondicionado habitaciones para que mujeres brinden sus servicios sexuales dentro delo mismo establecimiento.

Así, habiéndose recabado los graves y fundados elementos de convicción que evidencian la comisión del delito y de la vinculación de la investigada, fueron el sustento para la solicitud de prisión preventiva.

Esta mujer podría pasar entre seis y doce años de pena privativa de libertad.