Por Jan Espinoza

causajusta.pe@gmail.com

Hace dos semanas se cumplió un año de cuando decretaron por primera vez el estado de emergencia en el país, y el Ministerio del Interior ha revelado cifras fulminantes acerca de las pérdidas de los trabajadores de nuestra Policía Nacional: 45,737 contagiados y 676 efectivos policiales muertos, cifra que representa aproximadamente el 32 % del total del personal de la PNP.

Pese a eso, en Trujillo hay ciudadanos y policías que no toman consciencia de esta situación, se mofan de todo y de todos, mostrando total indiferencia ante esta dura realidad. Uno de ellos es el mayor PNP Elvis Frank Oyarce Encalada, perteneciente a la III Macro Región Policial de La Libertad, quien por segunda vez fue detenido supuestamente libando licor con un grupo de personas, lo cual expresa su completa desobediencia ante las disposiciones y restricciones del Gobierno para respetar el distanciamiento social, y así evitar los contagios por el virus.

Juerga callejera

La intervención a Oyarce Encalada, quien trabaja en la comisaría de Ayacucho, ocurrió semanas atrás. Mientras patrullaban por la urbanización Monserrate, efectivos de la misma delegación a la que pertenece fueron advertidos por los pobladores de esta zona, de que en la esquina de las calles República Dominicana y Andorra se encontraba un grupo de personas libando licor, en plena cuarentena y toque de queda.

Al llegar al lugar, los efectivos se percataron de que Oyarce, vestido de civil, era uno de los que estaba tomando cerveza en plena vía pública, por lo que procedieron a comunicar lo sucedido al jefe de la comisaría de Ayacucho, quien autorizó la detención.

Al verse descubierto, Oyarce Encalada, quien estaba en estado etílico, según el acta de intervención, trató de retirarse en un auto de placa de rodaje ANH-691, color plata, acompañado de la ciudadana venezolana identificada como Mirbeles de la Caridad Marichal Pérez, de 30 años de edad. Los moradores del lugar, al ver que intentaba escapar, rodearon el vehículo e impidieron que el mayor se marchara. De esta manera, según las autoridades, Oyarce Encalada ha incurrido en los delitos de desobediencia y violación de consigna, enmarcados en el Código de Justicia Militar-Policial y violación de las medidas sanitarias, y a partir de ello se informó de esto a la Fiscalía Policial Militar y al fiscal William Rabanal Palacios.

¡No aprende!

No es la primera vez que Elvis Oyarce Encalada incurre en una situación similar. En marzo del año pasado, en la primera ola de la pandemia, Oyarce Encalada trabajaba en la comisaría de Huamachuco (Sánchez Carrión), y en aquel entonces fue sorprendido, junto a otros ocho suboficiales, bebiendo licor y celebrando el cumpleaños de uno de sus colegas, también con mujeres.

Fuente: Hco Tv Huamachuco

Por ello, el Sexto Juzgado Militar Policial dispuso que se le apliquen dos meses de prisión preventiva contra los agentes policiales intervenidos cuando consumían licor en pleno estado de emergencia. Estuvieron encerrados de manera provisional en la comisaría de El Alambre, en Trujillo.

Fuente: Hco Tv Huamachuco

Denuncias por maltrato

Por otro lado, en setiembre del 2019, Oyarce fue denunciado dos veces por su expareja, quien informó a las autoridades que el agente la agredió físicamente en plena vía pública y ocasionó daños materiales en su vivienda ubicada en distrito de Castilla, Piura, según también reportes periodísticos. Ella contó que Oyarce supuestamente ingresó violentamente a su casa, rompió las ventanas y tiró su ropa a la calle. Además, anteriormente la mujer fue agredida en una discoteca, según denunció.

Sin duda alguna, Oyarce es un oficial que desacata normas de estado y violenta el derecho de las mujeres y de otros ciudadanos, según las intervenciones y denuncias policiales. Otro de los casos que evidencia ello es la denuncia presentada en Piura por otra mujer, identificada con las iniciales de T.G.M. (27), quien también lo denunció por maltrato físico y psicológico.

Oyarce también recibió una condena de 4 años de prisión suspendida, dictada por el 37 Juzgado de Lima, por los delitos de homicidio culposo y lesiones culposas en agravio de Manuel Pérez Sanjinez, según reportes periodísticos. Asimismo, registra otra condena a 4 años de prisión suspendida, dispuesta por el Tercer Juzgado Penal de Huánuco, por el delito de lesiones graves en agravio de Javier Chagua Zevallos. Además, fue condenado en Lima por abuso de autoridad.