La instalación de una planta de espera para combustibles que ayude a mejorar el abastecimiento oportuno ante una mayor demanda y ver la forma para que el subsidio o margen diferencial por la reducción del impuesto no solo beneficie a los agentes intermediarios sino al transportista, abordaron el gobernador regional Manuel Llempén y el especialista regional de hidrocarburos de Osinerming, Jacinto Armas.

Se necesita mejorar la atención del servicio en nuestra región ampliando la capacidad de almacenaje de hidrocarburos. Vamos a coordinar con Petroperú para la instalación de la planta de espera en Salaverry, dijo la autoridad regional, pidiendo luego que se supervise si se viene cumpliendo con la baja de precios de combustibles por el subsidio acordado y verificar la calidad del producto, nivel de octanaje o carburantes durante las fiscalizaciones.

Esto fue luego de conocer que el diferencial de costos estaría favoreciendo a los propietarios de grifos y que para transportista o usuario final era el mínimo, manifestó que se tiene que ver un mecanismo que impacte directamente en el taxista, microbusero o colectivero.

También se refirió a la necesidad de verificar si hay concordancia de precios que tienen los grifos con el observatorio de Osinerming, verificando la veracidad de la declaratoria precios en campo, considerando el libre mercado, y que se vea el tema de publicidad engañosa.

Al respecto, el representante de Osinerming, invitó a los conductores a visitar la página web de este organismo e ingresar a “Facilito”, aplicativo en el que se puede verificar los precios de los combustibles y los locales que los venden.

Añadió que saldrá con los fiscalizadores a una supervisión aleatoria, verificando que en el sistema del observatorio de precios haya concordancia con los precios que hay en el surtidor. Los grifos están obligados a eso, precisó en esta reunión en la que también participaron el representante de la Defensoría del Pueblo, José Luis Agüero Lovatón y el gerente regional de Energía, Minas e Hidrocarburos, Raúl Araya.

En La Libertad hay 260 grifos y Trujillo tiene el 80%, seguido por la provincia de Sánchez Carrión, siendo la segunda región en el país con mayor cantidad de operadores en hidrocarburos. Del total hay 140 que atienden con gas licuado (GLP) automotor, que son abastecido por las plantas de Callao y Pisco. Lambayeque es atendida por Talara; en tanto que Chiclayo tiene más cantidad de vehículos con uso de GNV que Trujillo.

Como estamos en un punto equidistante entre Callao y Talara, Trujillo siempre tiene algún perjuicio cada vez que hay problemas de abastecimiento, por lo que es necesario contar con una planta de espera.

Por otra parte, es en el ande dónde las soluciones volumétricas están descalibradas y muchas veces se atiende con menor cantidad del producto a los usuarios, por lo que también se alista un operativo de control metrológico o volumétrico.