Las denuncias fiscales que afrontaba la excandidata presidencial Keiko Fujimori por el presunto delito de organización criminal, falsificación de documentos e intento de manipulación en los últimos comicios electorales 2021 fueron archivadas por el Ministerio Público luego de que este órgano autónomo no encontrara claros indicios contra la hija del exdictador Alberto Fujimori.

Esta investigación fue abierta el 8 de julio de 2021 debido a una denuncia interpuesta por el exjuez Malzon Urbina. La indagación contra la lideresa de Fuerza Popular inició el 8 de julio del 2021, y la Fiscalía argumentaba que Fujimori Higuchi había pagado cuantiosas sumas de dinero a electores para que direccionen sus votos a favor de su candidatura a la presidencia por aquel periodo electoral.

Los pagos, según las pesquisas del Ministerio Público, bordeaban los 4.000 dólares. Asimismo, el ente del Estado sostenía la hipótesis de que la también excongresista Fujimori habría desembolsado más de 12.000 dólares para dichos fines con la consigna de convertirse en presidenta del Perú.

No obstante, tras analizar los indicios presentados por la parte acusatoria, la Fiscalía se inclinó por desestimar los cargos contra la excandidata de Fuerza Popular. “La imputación se basa en el dicho de una persona, que ni siquiera ha cumplido (con su compromiso) de presentar la evidencia que señaló tener en su poder, pese a los reiterados requerimientos del despacho fiscal”, se expresa en el documento presentado por el Ministerio Público.

Cabe señalar que esta decisión no es inamovible, puesto que la medida podría ser revisada por una fiscalía superior. En este sentido, las Procuradurías de Orden Público Interno y del Jurado Nacional de Elecciones tendrán un plazo de cinco días para interponer un recurso impugnatorio en caso de considerarlo necesario.