Dos de las siete muertes que se registraron durante la protesta y bloqueo de la carretera Panamericana Norte, tanto en Chao y en Virú, no se suscitaron por la falta de atención médica a consecuencia de estas medidas de fuerza, tal como informaron equivocadamente las autoridades desde un inicio.

Las actas policiales a las cuales tuvo acceso Causa Justa desmienten por completo las versiones oficiales. Se trata de los fallecimientos de un neonato y de una mujer por 51 años de edad, registrados el miércoles 18 de enero. En el primer caso, algo que se ocultó, es de que la madre del recién nacido no viajaba en ningún bus y más se trata de una niña de apenas de 13 años de edad, identificada con las iniciales de N.B.V., que quedó embarazada, al parecer, producto de una violación sexual.

En el acta policial se indica tajantemente: “El deceso del recién nacido, no fue como consecuencia de los acontecimientos suscitados en esa jurisdicción tal y como se viene difundiendo en los distintos medios de comunicación y redes sociales, desvirtuando y negando tajantemente dicha información”.

Se indica que la prematura madre, en un primer momento, había recibido labores de parto en el puesto de salud del sector Huancaquito Alto – Virú, su lugar de origen, y que ante la ausencia de instrumentos quirúrgicos y personal especializado, tuvo que ser trasladada de inmediato al Hospital de Virú, donde finalmente el recién nacido dejó de existir a causa de un paro cardio respiratorio.

En el caso de la mujer, identificada con las iniciales de J.C.P., de 51 años de edad, se indica que ingreso al centro de salud Puente Chao tras haber sufrido un paro cardio respiratorio. Los mismos médicos, según se indica en el acta policial, aseguraron que la mujer no habría llevado una correcta medicación de su tratamiento con relación a la diabetes.

La misma hija de la mujer, según se señala en el acta, manifestó que el día habían viajado desde la ciudad de lima con destino Piura, y al llegar al distrito de Chao la carretera Panamericana Norte se encontraba bloqueada. Ya, en horas de la madrugada, su madre se sentía impaciente, un poco fatigada, por lo que bajaron del bus para ir a desayunar y, en ese momento, su madre sufrió una descompensación.

La hija manifestó que, incluso, con ayuda de transeúntes de la zona la trasladó a su madre hasta el centro médico Puente Chao, donde dejó de existir. Los familiares se negaron a que se les practique la necropsia de ley y se llegue a determinar las causas reales de su muerte. La hija se negó rotundamente a que se haga los exámenes respectivos, asegurando que su madre había fallecido a causas naturales porque sufría de diabetes.