Policía arriesgado se vio cara a cara con la muerte

Vive para contarlo. Su ímpetu casi le juega una mala pasada. Ingresó sin chaleco antibalas, ni siguiendo un protocolo estratégico a guarida de avezados delincuentes.

Por Nátaly Guillermo

Vive para contarlo, pero el susto le deja una enorme enseñanza de por medio. Se trata del suboficial de tercera PNP, José Anthony Rojas Dávila. Su juventud, su ímpetu y deseos siempre de dejar bien a su institución, esta vez le pudo jugar una mala pasada, pero la buena fortuna estuvo de su lado.

La noche del miércoles, tras abrir una puerta a combazos, ingresó raudo a una vivienda, sin chaleco antibalas y sin seguir un protocolo, para atrapar a unos delincuentes y lo primero que recibió fue una ráfaga de bienvenida. De milagro no le impactó una bala en algún órgano vital. Resultó herido con un proyectil en el muslo, pero -de seguro- le queda de enseñanza cómo se debe actuar frente a estos casos, con estrategia, usando la técnica como corresponde.

ARRIESGADO. Imágenes demuestran, más allá de la valentía, que no se tuvo el cuidado respectivo. Pudo ser peor.

Lo bueno es que junto a sus colegas pudo arrestar a tres presuntos integrantes de la banda criminal “Los cachacos de los Pulpos”, por inmediaciones del Barrio 6 del centro poblado Alto Trujillo, en el distrito de El Porvenir.

La detención se logró gracias al patrullaje preventivo que realizaban por la zona. De inmediato, los agentes policiales se percataron que un hombre ingresó de manera rauda a un inmueble, motivo por el que se acercaron.

Una vez que el personal policial logró ingresar al inmueble y controlar la situación, el suboficial fue trasladado al Hospital Regional de Trujillo, en donde fue atendido por la bala que recibió en el muslo.

Asimismo, se identificó a quienes les dispararon: Cristofer Antony Flores Anticona, Alexander Paz Yorman Linares y Miguel Gerardo Rubino Yatare. Los dos últimos de nacionalidad venezolana. Además, entre sus pertenencias se encontraron una pistola, municiones, envoltorios de marihuana, cartuchos y dos bolsas de dinamita.

About Author