El Golf y Country Club de Trujillo, la organización social que reúne a las clases más pudientes de nuestra ciudad, familias de renombrados apellidos en el mundo de los negocios, está bajo la lupa del Ministerio Público.

Esto por haber pisoteado de la peor manera los derechos de sus trabajadores bajo el argumento de que no estaban bien económicamente como producto de la pandemia del coronavirus y no tenía manera de asumir el pago de sus sueldos, sometiéndolos de manera irregular a la suspensión perfecta de labores (cese del trabajo sin recibir remuneración por un tiempo indeterminado).

EN LA MIRA. Autoridades han detectado arbitrariedades laborales en el club ubicado en la exclusiva urbanización El Golf.

Se pasaron de vivos

La Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Trujillo, a cargo del fiscal William Rabanal Palacios, quien ha demostrado durante su trayectoria que no se casa con nadie, está a cargo de las investigaciones contra esta institución y sus responsables por el tremendo abuso cometido en agravio de 14 de sus empleados.

EN SUS MANOS. Investigación está a cargo de fiscal William Rabanal Palacios.

De acuerdo a la disposición fiscal, emitida el 15 de junio de este año, el Golf y Country Club aplicó la suspensión perfecta de labores a 14 trabajadores desde el 1 de junio del 2021 hasta la actualidad, apelando al engaño, de manera fraudulenta, habiendo causado un enorme perjuicio a estos pues no perciben remuneración mensual hace 9 meses, de forma injustificada, sin existir autorización por parte de la autoridad administrativa de trabajo para aplicar esta medida. Esto a pesar de que el club todos los meses recibe el monto de 400 mil soles por concepto de cuota ordinaria mensual por parte de sus 200 socios que se encuentran activos a razón de 200 soles que aporta cada uno de estos, conforme se encuentra prescrito en los estatutos del referido club, ubicado en la urbanización El Golf.

PESQUISAS. De acuerdo a denuncia, se causó perjuicio contra trabajadores del club.

Presidente será interrogado

Por esa situación, el fiscal William Rabanal Palacios decidió aperturar investigación preliminar contra Gustavo Gabriel Arenas Nakasaki, en calidad de presidente y representante legal del Golf y Country Club, por la presunta comisión del delito contra la fe pública, en la modalidad de falsedad ideológica y falsedad genérica, previsto en el artículo 428 y 438 del Código Penal. Arenas Nakasaki ha sido citado a declarar en los próximos días. De la misma manera, la Fiscalía ofició al Golf y Country Club para que brinde información sobre las rentas percibidas durante el año 2020, así como informe la cantidad de socios que se encuentran inscritos y las cuotas que abonan mensualmente.

PESQUISAS. De acuerdo a denuncia, se causó perjuicio contra trabajadores del club.

El engaño perfecto

De acuerdo a la denuncia que han presentado los mismos trabajadores, con la cual se abrió investigación, el Golf y Country Club, a través de la plataforma virtual, solicitó a la autoridad competente, someter a la suspensión perfecta de labores a 14 trabajadores, indicando como causal de esta medida la afectación económica. En virtud a ello, se derivó a la Intendencia Regional de Fiscalización Laboral de La Libertad para que realice las inspecciones, según lo establecido en ley. No obstante, realizada esta inspección, con fecha 29 de octubre del 2020, vía correo electrónico, el Golf y Country Club, comunicó que había decidido dejar sin efecto esta medida. Sin embargo, de acuerdo a la denuncia y las primeras pesquisas, el Golf y Country aplicó esa medida, a espaldas y sin el aval de la autoridad competente.

BAJO LA LUPA. Presidente del Club Golf y Country Club es investigado por Fiscalía.